viernes, 26 de junio de 2015

El hijo pródigo

La parábola del hijo pródigo que relata el evangelio de San Lucas (Lc 15, 11-32) es ampliamente conocida.

El hijo reclama a su padre la parte de la herencia que le corresponde y la derrocha inútilmente hasta que se da cuenta de su realidad y regresa.

 

Pero la figura que destaca sobre todo es la del padre, que día a día espera amorosamente su regreso y es capaz de no reprocharle nada; y este testimonio de amor del padre a su hijo es un pálido reflejo del amor que nuestro Padre celestial tiene por cada uno de nosotros, a pesar de nuestras debilidades e infidelidades.

En este video se muestra esta parábola del hijo pródigo con un lenguaje actual, en situaciones que desgraciadamente ocurren con frecuencia en nuestros hogares.

Puede servir para ambientar una catequesis sobre el amor del Padre a los hombres.


Taller de Oración

sábado, 14 de marzo de 2015

Via Crucis por los cristianos perseguidos

Ayuda a la Iglesia Necesitada es una fundación de la Santa Sede dedicada a velar por las necesidades de los cristianos que más sufren y lo necesitan. Y en estos tiempos se han incrementado los horrores que están padeciendo, incluso el martirio, en las tierras de Oriente Medio.

Con este motivo ha elaborado un Via Crucis para orar por estos hermanos cristianos perseguidos y tener presentes sus necesidades. El Vía Crucis es un instrumento que nos acerca a la Pasión de Jesús. Y la Cuaresma es un momento especial para poner nuestra mirada en los padecimientos que sufrió nuestro Señor para nuestra salvación, para que nos reconciliásemos con el Padre y supiéramos qué era de verdad el Amor. 

Me ha parecido oportuno compartirlo para que pueda ser rezado por más personas. 

========================
La Iglesia es más floreciente allí donde sufre y está más necesitada allí donde huye de la cruz.

El Calvario del siglo XXI es el sufrimiento de tantos cristianos en el mundo que a causa de su fe en Jesucristo están perseguidos, humillados, discriminados y asesinados. Otros tantos viven en las condiciones de pobreza extrema. Hoy, las estaciones del Vía Crucis son China, Sudán, Siria, Irak, Pakistán, Egipto y muchos países más, donde Jesús está condenado a muerte, carga con su Cruz, cae y consuela a los oprimidos. Nunca entenderemos el Calvario de Cristo si no nos acercamos a los calvarios de nuestros días.

Señor, reflexionando tu dolor y muerte te recomendamos a los perseguidos por tu nombre y te pedimos que les des el amor, la esperanza y el don de perdonar a sus enemigos para que sean para nosotros verdaderos testigos de la fe.

I. Jesús es condenado a muerte
Texto: Juan 19, 13­-16.
Reflexión: Pakistán
En agosto de 2012, Rimsha Masih, una niña cristiana de catorce años y con discapacidad mental, fue falsamente acusada de blasfemia y detenida por la policía pakistaní. Salió a buscar combustible para quemar en su casa y recogió por error unos papeles con versos del Corán. El imán que lanzó la acusación fue de tenido en septiembre, después de que varios testigos, vecinos de la aldea de Masih, aseguraran que habían visto cómo el clérigo introducía "papeles quemados" del Corán en la mochila de la adolescente para provocar los disturbios y expulsar a los cristianos de sus hogares.
La Corte Suprema de Pakistán absolvió a la niña del delito de blasfemia en enero de 2013.

Señor, a ti también te acusaron falsamente. Tu vida valía solo 30 denarios... (Silencio)

II. Jesús carga con la cruz
Texto: Juan 19,17.
Reflexión: Siria
Habla la Hermana María, misionera del Verbo Encarnado en Siria: “Tres días sin luz... Pero pensándolo bien, ¡hay tanta gente que lo está pasando peor! El otro día un muchacho decía con aire sombrío: ‘Cayó un proyectil en mi casa. Mi hermano perdió un ojo y una pierna en la explosión. Y perdí a mi padre, que murió ensangrentado en mis brazos’. Y agregó sin más: ‘Alabado sea Dios’. A pesar de los peligros, un buen grupo de fieles asiste al rosario y a la misa cotidiana. Algunos también participan de la adoración y las vísperas. Viven las ceremonias con un fervor especial...”

Señor, cuántas personas tienen que cargar con la cruz de la guerra y la violencia... (Silencio)

III. Jesús cae por primera vez
Texto: Isaías 50,6.
Reflexión: Irak
Durante el servicio militar, Mohammed, un joven musulmán iraquí de una importante familia chiíta, descubre con espanto que su compañero de cuarto es cristiano. Entre ambos hombres surge una relación paradójica, de la que Mohammed saldrá transformado. De vuelta a la vida civil, tiene una única idea: convertirse al cristianismo. ¡Una auténtica locura, algo impensable para familiares y amigos! En el Islam el cambio de religión constituye un crimen. Su familia es capaz de todo con tal de hacerle desistir, aunque en vano. A las amenazas y los golpes les suceden la prisión y las torturas. Mohammed, convertido en Joseph una vez bautizado, vive un largo calvario, pero no cede un milímetro. Se dicta la sentencia de muerte contra él, y sus hermanos le disparan en plena calle diciendo: “Tu enfermedad se llama Cristo y no tiene remedio. Nunca podrás curarte”. Herido de gravedad, Joseph se desploma en el suelo... Sobrevive para dar testimonio de su fe.

Señor, aumenta mi fe en los momentos más difíciles de mi vida. (Silencio) 


IV. Jesús encuentra a su Madre
Texto: Lucas 2,33­-35.
Reflexión: India
Dos chicas cristianas de 13 años fueron violadas y una de ellas asesinada en Kandhamal (India) en octubre de 2012. Los agresores eran jóvenes hindúes, vinculados a grupos extremistas, que atacaban a las niñas cristianas vulnerables e indefensas. Una de ellas fue secuestrada por seis hombres, llevada al bosque y violada repetidamente. Al desmayarse, la abandonaron en el lugar y fue rescatada a la mañana siguiente. A pesar de las denuncias detalladas, “la policía local no se ha movido, es más, ha sido grosera y ha obstaculizado a las familias”. Los actos violentos contra las mujeres cristianas en India son frecuentes, y en algunos casos, dirigidos incluso contra las religiosas.

María, Madre de Jesús, mira las lágrimas de tantas madres que pierden a su hijos por la violencia, guerra, discriminación e intolerancia... (Silencio)

V. El cirineo ayuda a Jesús a llevar la cruz
Texto: Lucas 23,26.
Reflexión: Madagascar
Trabajando en el basurero, el Padre Pedro Opeka, misionero lazarista, se ha ocupado de devolver a los más pobres de Madagascar su dignidad de hijos de Dios con alimento, vivienda, educación y formación. Él mismo dice: “En una de las 800 familias que vivían en este vertedero, habían fallecido siete niños. ¿Qué podemos decirle a una madre que ha perdido siete hijos? Nada. Podemos tomarle la mano y decirle ‘Madre, si tienes todavía un hijo te ayudaremos para que él pueda vivir’”.

Señor, hoy el mundo necesita más que nunca a “los cireneos” como Simón. Manda santos sacerdotes, misioneros y misioneras a los hambrientos de pan y de ti... (Silencio) 


VI. La Verónica limpia el rostro de Jesús
Texto: Isaías 52,14.
Reflexión: Brasil
Todas las monjas en el convento son ciegas. Las Sacramentinas de Jesús Crucificado, a pesar de su condición, con la oración y sacrificio siempre están cerca de los más desfavorecidos y necesitados. Un bello ejemplo de personas que no ven a las criaturas de Dios pero que usan los ojos del alma para reflexionar sobre la mejor de las visiones: las bellezas del Cielo, los esplendores de Dios.

Señor, abre mis ojos y permíteme ver tu rostro en los más miserables, olvidados y no deseados. Hazme instrumento de tu amor... (Silencio)

VII. Jesús cae por segunda vez
Texto: Isaías 53,4.
Reflexión: Mongolia
La Iglesia católica fue totalmente barrida por la llegada del comunismo. La primera misión católica en Mongolia comenzó hace dos décadas. Los misioneros trabajan en invierno con temperaturas de 30 grados bajo cero. En la actualidad, el anuncio de la fe solo es posible en los espacios de la Iglesia; los jóvenes menores de 16 años solo pueden acudir a la catequesis previa autorización por escrito de los padres, y los sacerdotes no deben ser reconocibles como tales en los lugares públicos. A pesar de las limitaciones, la misión cuenta con cuatro parroquias y con cerca de 800 fieles. La Iglesia en aquel país se levanta después de setenta años de caída y progresa con esperanza.

Señor, en los momentos de oscuridad dame la esperanza y levántame de mis caídas... (Silencio)


VIII. Jesús consuela a las mujeres
Texto: Lc 23, 27-­28.
Reflexión: Nigeria
Coches bomba, explosiones de los templos, amenazas... Es la realidad en la que viven los católicos nigerianos. El grupo islamista Boko Haram siembra el odio y el miedo. El padre Sylvester, rector del Seminario, explica: “No faltan los jóvenes que ‘tras haber mirado a la muerte a la cara’, eligen la vida del sacerdocio, decididos a llevar su propio testimonio de fe a sus conciudadanos. El trágico momento vivido por la comunidad cristiana ha influido sobre el número de vocaciones. Nuestra provincia es una de las más afectadas por el fundamentalismo pero esto ha fortalecido la fe de nuestro pueblo, que nunca ha sido tan fuerte como ahora”.

Señor, ante tanto dolor que hay en el mundo, más que sentir la pena, que actúe con valentía y generosidad... (Silencio)

IX. Jesús cae por tercera vez
Texto: Mateo 11, 28­-29.
Reflexión: Corea del Norte
Aunque la Constitución de Corea del Norte garantiza la “libertad de creencia religiosa”, en la práctica ésta no existe. El obispo norcoreano Francis Hong todavía está incluido en la lista de desaparecidos del Vaticano. No se le ha vuelto a ver desde 1962 y ya debe de superar los 100 años de edad. Sin embargo, la Santa Sede mantiene que “no se puede excluir la posibilidad de que siga preso en algún campo de reeducación”.
Una cristiana, Ri, de 33 años, fue ejecutada hace tres años por “poner biblias en circulación”. Poseer una biblia en este país asiático puede acarrear la pena capital. Sus padres, esposo e hijos fueron enviados a campos de prisioneros. Es el precio por creer en Jesucristo.

Señor, permíteme valorar tu Palabra, conocerte a través de las hojas de la Santa Escritura... (Silencio)

X. Jesús es despojado de sus vestiduras
Texto: Mateo 27,33.
Reflexión: España
Manifestaciones blasfemas, burlas y mofas en los medios de comunicación, campañas contra las capillas universitarias, retirada de los crucifijos de los espacios públicos... Es una nueva ofensiva contra la libertad religiosa en España. n varios colegios e institutos públicos no se celebra la Navidad ni se colocan adornos navideños “para no ofender a las minorías que profesan otro credo”. El argumento es muy fácil de vender. ¿Y por qué las minorías no quieren respetar nuestra tradición, cultura y fe cristianas? ¿Por qué alguien intenta despojarme de Jesucristo y de mi fe?

Señor, que no me avergüence jamás de tu cruz que es signo de tu amor y salvación... (Silencio) 


XI. Jesús es clavado en la cruz
Texto: Lucas 23, 34.
Reflexión: Bosnia
Padre Ilijo recuerda: “Durante la guerra de los años 90, llegó al pueblo un numeroso grupo de militares serbios y nos llevaron a mí y a 106 hombres católicos de la aldea. Recibí más de 300 golpes con un bate de béisbol. Me tiraban al suelo cada noche y literalmente bailaban sobre mi cuerpo cantando canciones marxistas. Me aplastaron. Me fracturaron siete costillas y me dislocaron varias vértebras. En una aldea cercana asesinaron en una mañana a los 77 fieles de la parroquia, todos ellos de entre 14 y 75 años. Familias enteras, mujeres, ancianos y niños de la misma casa. Lo más doloroso que recuerdo de aquello es no haber muerto con ellos, con mis feligreses. ¿Si perdoné? Sí. Soy sacerdote de Jesucristo y Él me enseñó a perdonar a mis asesinos y torturadores”.

Señor, enséñame a perdonar y pedir perdón... (Silencio)

XII. Jesús muere en la cruz
Texto: Lucas 23, 44-46
Reflexión: Egipto
Ayman Nabil era buen estudiante. Un día a finales del año 2011, durante la clase, su profesor musulmán le obligó a quitarse el crucifijo que llevaba en el cuello. Ayman se negó a hacerlo diciendo que era cristiano y tenía derecho a llevarlo. El maestro y otros alumnos le proporcionaron una paliza tan brutal que el chico de 17 años murió unas horas después a causa de los golpes. Por defender la cruz murió por Cristo, como Cristo murió por nosotros.

Señor, que los mártires de nuestros tiempos, gocen de tu gloria en el cielo... (Silencio)

XIII. Jesús es bajado de la cruz
Texto: Lucas 23, 50­-53.
Reflexión: China
Mientras el número de católicos crece en China, la persecución no disminuye. El gobierno chino sigue bloqueando las páginas católicas en Internet. Varios sacerdotes siguen en prisión o en campos de trabajos forzados. En solo cinco años, Monseñor Julius fue arrestado trece veces. Seis obispos están bajo arresto domiciliario. Se desconoce el paradero de otros dos obispos de 76 y 87 años. Uno de los sacerdotes chinos comenta: “Sufrimos persecución. La libertad de la Iglesia en China todavía es muy lejana pero tenemos que confiar porque Jesús nos dijo: ‘No tengáis miedo’. La Iglesia en Roma fue perseguida a lo largo de 300 años y al final obtuvo la libertad”.

Señor, dales esperanza a los que tienen que alabarte a escondidas... (Silencio)

XIV. Jesús es sepultado
Texto: Mateo 27, 59-60.
Reflexión: Tierra Santa
La población cristiana en Tierra Santa es cada vez menor. Los cristianos están discriminados y obligados a abandonar sus tierras y negocios. El gobierno dificulta cada vez más que los sacerdotes y religiosos obtengan un visado. El conflicto entre israelíes y palestinos afecta a la minoría católica que se siente desprotegida. La tierra de Jesús y la tierra de la paz se ha convertido en campo de batalla.

Señor, que cada cristiano pueda practicar su fe en verdadera paz, en un sitio digno y respetuoso. Que los perseguidos por tu nombre puedan salir de sus sepulcros y catacumbas y “con gozo” alabar tu Santo Nombre... (Silencio) 


Oración final - Oración por los cristianos perseguidos

Dios Padre nuestro,
que en tu misteriosa Providencia
has querido asociar tu Iglesia
a los sufrimientos de tu Hijo,
concede a los fieles
que sufren persecución
a causa de tu Nombre,
el don de la paciencia y de la caridad,
para que puedan dar testimonio fiel
y creíble de tus promesas.
Por Jesucristo
nuestro Señor. Amén.

Padre nuestro...
Dios te salve...
Gloria al Padre...